Investigación planteó desafíos para la salud en cárceles de Aconcagua

 

La socióloga, Magíster en Salud Pública y docente de la carrera de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Daisy Iturrieta, fue la encargada de presentar la investigación titulada “Atención de salud en los Centros de Cumplimiento Penitenciario: un desafío pendiente para la salud pública en las provincias de San Felipe y Los Andes”, la que arrojó importantes antecedentes para avanzar en esta área.

La profesional destacó que, en base a este diagnóstico, y a la conversación que se dio en la entrega de resultados, se trabajarán algunas propuestas con las entidades correspondientes. 

En este caso, las mujeres privadas de libertad en el Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) de Los Andes serían las grandes beneficiadas con la investigación que llevó adelante la UV en las unidades de Gendarmería del Aconcagua.

Esto pues en los próximos meses, estudiantes de Obstetricia y Puericultura podrían comenzar a realizar sus prácticas clínicas en dichos centros.

La entrega de resultados se realizó en dependencias del campus San Felipe de la UV y en ella participaron representantes de Gendarmería de Chile, de la Seremi de Salud, de la Dirección de Salud Municipal de San Felipe, de la Mesa Comunal de Promoción de Salud, docentes, investigadores y autoridades universitarias.

A partir de los hallazgos del estudio se estableció que los funcionarios y profesionales tienen una valoración positiva de los procesos de atención de salud y sus condiciones generales.

Sin embargo, dichos relatos se contraponen a lo expresado por los internos quienes en su mayoría demandan una atención oportuna y humana.

Es así como los desafíos futuros están centrados en concretar acciones vinculadas a la promoción de la salud y al abordaje integral de los temas relacionados con salud mental.

“Este estudio nos revela la necesidad de un plan de mejora que se debe trabajar de manera interdisciplinaria y en red, principalmente, en el área de la salud, el que debiese ser abordado desde el ámbito de la promoción y educación para la salud”, señaló la profesora Daisy Iturrieta.

La importancia de este tipo de iniciativas fue destacada por el jefe del Centro de Cumplimiento Penitenciario de Los Andes, comandante Cristóbal Ortega. “Este estudio nos plantea nuevos desafíos, por eso se solicitó que en lo posible se hiciera un seguimiento para ver el nivel de mejoras”.

Agregó que esta instancia da “nuevas posibilidades de aunar criterios con la Universidad de Valparaíso y generar vínculos para ayudar a la población penal, porque tenemos precariedad de la atención profesional de salud”.

En la misma línea, la directora del campus San Felipe, María Angélica Colvin, se mostró dispuesta a alcanzar nuevos acuerdos.

“La idea es que quedemos conectados para poder efectuar algunos apoyos a las unidades, esto dadas las especialidades médicas que tenemos. Hay algunas atenciones en las que nosotros, como universidad, podríamos apoyar”, expresó.

El jefe del área de salud regional de Gendarmería, Luis Núñez, sostuvo que se abre la posibilidad que estudiantes de otras carreras puedan acceder a los recintos penales.

“El campus San Felipe tiene otras carreras, aparte de enfermería, que nos interesan mucho. Este es el caso de Obstetricia, ya que nuestra población penal femenina de la unidad de Los Andes es bastante demandante y requiere de atención ginecológica. En virtud de ello, es posible que alumnos realicen su internado o cátedra clínica en esta unidad”, adelantó.

En la actualidad Gendarmería mantiene convenios de colaboración con una serie de universidades, institutos profesionales y Centros de Formación Técnicas. Esta situación ha derivado en una mejor atención de la población penal y funcionarios de la institución.