jornadautismo

Masivo interés despertó jornada sobre autismo

Más de un centenar de profesionales de distintas ciudades del país participaron en la jornada de formación del espectro del autismo, organizado por la unidad de postgrado y postítulo de la carrera de Fonoaudiología y que contó con el respaldo del colectivo Autismo Chile.

Durante dos días, se abordaron diversas materias, entre las que destacaron: “Neurociencia aplicadas a la educación en el espectro del Autismo” y “Apoyo y modelos educativos para el espectro del Autismo: compresión del modelo Scerts desde la neurociencia”.

También se sumaron talleres sobre aplicación de necesidades y apoyo al espectro del Autismo; además se trabajó en torno a la calidad de vida y los derechos humanos en el espectro del Autismo.

La docente de la carrera de Fonoaudiología, Carolina Betancud, indicó que desarrollar este curso de formación se sustenta en la responsabilidad social que hoy tiene la Universidad de Valparaíso respecto a instaurar este tema para que sea considerado en las políticas públicas de salud y educación.

“Hoy el Autismo es considerada una enfermedad, en la cual los chicos requieren de múltiples terapias y la formación de profesionales en esta área es muy costosa, por eso, decidimos realizar este curso gratuito”, comentó.

La profesional indicó que el interés demostrado en participar de la jornada refleja la importancia que tiene el tema, que no sólo vinculó a profesionales de todo el país sino que también a familias que tienen hijos con autismo.

Para el fundador del colectivo Autismo Chile, José Perich, el objetivo principal es generar instancias de formación con la idea de acercar estos conocimientos a la población y no quedarse sólo en lo que se pueda abordar desde la academia.

“La verdad es que falta mucho, no existe un programa de detección temprana, ni siquiera hay un catastro, por ende, es imposible desarrollar políticas públicas reales sino sabemos cuántos son y dónde están”, sostuvo.

Sobre lo mismo, Perich recordó que el primer paso consistió en que el Autismo fuera reconocido como una enfermedad por el Estado; ahora el desafío es que exista un programa para detectarlo a tiempo y después avanzar en estrategias de inclusión educativa.

“Los fonoaudiólogos junto a otros profesionales son piezas claves en el proceso de diagnóstico, son ellos quienes están detectando los casos que se registran, incluso antes que lo haga el propio sistema de salud público”, sentenció.