tele

UV instaló en Pocuro el telescopio más poderoso de la región

Pocuro está de fiesta. El telescopio más poderoso de la región llegó esa localidad, ubicada en la comuna de Calle Larga, provincia de Los Andes.

Setecientos kilómetros debió recorrer el potente instrumento óptico desde el observatorio La Silla, región de Coquimbo, donde se encontraba funcionando, hasta los patios del Centro Cultural Presidente Pedro Aguirre Cerda (emplazado en la casa donde nació el ex Primer Mandatario), ubicado a pocas cuadras de la plaza principal de la comuna.

Con una emotiva ceremonia, a la que asistieron autoridades comunales y académicos de la Universidad de Valparaíso, junto a astrónomos aficionados de la zona y parte de la comunidad callelarguina, se iniciaron los trabajos de ensamblaje de la estructura gruesa del equipo, para continuar con la instalación de la cúpula (de 6 por 3 metros) y la posterior calibración de los instrumentos.

El equipo

Se trata de un Boller & Chivens de alta calidad y uso profesional, fabricado en la sede central de la compañía (en Pasadena, California, Estados Unidos).

El equipo tiene un peso de tres toneladas y un espejo de 61 centímetros de diámetro. Su alcance visual lo convierte en el más poderoso de la región de Valparaíso. Así lo destacó el doctor Nikolaus Vogt, académico del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso (IFA), impulsor de la iniciativa, quien explicó que la llegada del telescopio a Pocuro se dio gracias a la firma de un convenio colaborativo entre la Universidad de Valparaíso, representada por su rector, Aldo Valle, y el alcalde de Calle Larga, Nelson Venegas.

El edil sostuvo que “ésta ha sido una de las ceremonias más importantes que a mí me ha tocado encabezar como alcalde. Vamos a tener el telescopio más grande de la Quinta región hacia el sur y en visión óptica, el más grande de todo el país. Esto hace que nosotros nos estemos transformando —como comuna— en una potencia astronómica. Le pedimos colaboración a la comunidad educativa y a la comunidad académica, principalmente a la Universidad de Valparaíso, porque entendemos que este es un terreno fértil, donde se pueden desarrollar proyectos bastante grandes, desde la perspectiva académica, tecnológica y de la ciencia en general”.

Calidad del cielo

Pocuro es una tranquila localidad que tiene un cielo privilegiado para la observación astronómica. Un estudio elaborado por el meteorólogo del IFA Omar Cuevas asegura que en esa localidad, de las 365 noches del año, 270 son aptas para la observación astronómica.

Doble uso

El telescopio, que fue donado por el Instituto Astronómico de la Universidad Ruhr-Bochum (Alemania), potenciará no sólo el desarrollo de la investigación y docencia de alumnos y profesores de pre y postgrado del Instituto de Física y Astronomía de la UV: también tendrán acceso a este observatorio todas las personas interesadas en acercarse más al conocimiento astronómico, ya que el proyecto contempla la difusión de la ciencia a través de visitas guiadas al centro, con el objetivo de que grandes y pequeños vivan la experiencia de observar los objetos estelares con instrumentos de alta tecnología.

“Así podremos cubrir, finalmente, a muchos escolares que se encuentran muy lejos de un centro astronómico. Con esta iniciativa todos los escolares de la región y también muchos turistas que se interesan por la astronomía en una tarde van a tener una experiencia en astronomía que creo va a ser muy exitosa”, afirmó el doctor Vogt.

Con respecto a las características del telescopio, el astrofísico señaló que este equipo permite realizar cualquier tipo de investigación científica, como “fotometría y espectroscopia de estrellas. Y para observar, porque se puede ver muy bien la luna, los planetas u otros objetos celestes de interés”.

Añadió que “nosotros queremos usar ese telescopio para ambas cosas: la docencia y la investigación. Nuestros alumnos de pregrado y postgrado van a trabajar preferente en el observatorio, pero también se invitará al público en general y a grupos de escolares, junto a sus padres, para asistir a visitas y ver los objetos celestes más llamativos en la noche”.